Ir a contenido
Cuando plantar marihuana exterior

Cuando plantar marihuana exterior

El cultivo de marihuana en exteriores es una práctica que atrae tanto a aficionados como a cultivadores experimentados por igual. Sin embargo, para lograr un cultivo exitoso, es esencial comprender y adaptarse a las características únicas que presenta el entorno al aire libre. Esta comprensión va más allá de la simple selección de semillas o la elección de un lugar para plantar; implica una apreciación profunda de cómo interactúan múltiples factores ambientales con el ciclo de vida de la planta de cannabis.

Desde la textura y composición del suelo hasta las variaciones en el clima y la luz solar, cada elemento del entorno exterior tiene un impacto significativo en la salud y productividad de las plantas de marihuana. Por ejemplo, un suelo bien drenado y rico en nutrientes puede ser la base para un crecimiento robusto, mientras que un entendimiento detallado de los patrones climáticos locales puede ayudar a prevenir problemas relacionados con plagas y enfermedades. Además, las horas de luz solar directa, la humedad ambiental y las temperaturas diurnas y nocturnas son todos factores que deben ser considerados cuidadosamente para garantizar un desarrollo óptimo.


cultivo de cannabis en exterior y montañas en el fondo con cielo azul

Condiciones Climáticas Óptimas

Las condiciones climáticas son un pilar fundamental al cultivar cannabis exterior. Cada variedad de marihuana tiene sus preferencias climáticas, y comprender estas necesidades es crucial para garantizar un crecimiento saludable y una cosecha abundante. Dos aspectos centrales de estas condiciones son la temperatura y la humedad, incluyendo precipitaciones, cada una afectando de manera significativa el desarrollo de la planta.

Temperatura Ideal

La marihuana, al ser cultivada al aire libre, prospera en un rango de temperaturas que generalmente oscila entre 20 y 30 grados Celsius. Esta franja termal es óptima para la mayoría de las variedades, promoviendo un crecimiento vigoroso y una floración adecuada. Es crucial evitar las temperaturas extremadamente bajas y las heladas, que pueden dañar o incluso matar las plantas. Por otro lado, las temperaturas excesivamente altas pueden provocar estrés en las plantas, llevando a problemas como la interrupción del crecimiento o una disminución en la producción de cannabinoides y terpenos, afectando la calidad final del producto.

Precipitaciones y Humedad

La humedad y las precipitaciones son dos factores interrelacionados que influyen significativamente en el cultivo de marihuana exterior. Un nivel equilibrado de humedad es esencial, ya que tanto la sequedad como la humedad excesiva pueden ser perjudiciales. La humedad elevada, especialmente durante la fase de floración, aumenta el riesgo de enfermedades fúngicas como el mildiu o el moho. Por otro lado, la falta de humedad puede llevar a un estrés hídrico, afectando el desarrollo de la planta y reduciendo la calidad de los cogollos.

Las precipitaciones naturales pueden ser beneficiosas para el riego de las plantas, pero un exceso de lluvia puede saturar el suelo, lo que conduce a problemas de drenaje y posiblemente a la pudrición de las raíces. Es vital planificar el cultivo en una época del año donde las lluvias no sean excesivas y garantizar un buen drenaje en el lugar de cultivo para evitar la acumulación de agua.


primer plano de cogollo de cannabis y mas plantas de marihuana en el fondo

Importancia de las Horas de Luz Solar

Uno de los factores más cruciales al cultivar cannabis en exteriores es comprender y aprovechar el ciclo de luz natural. Las horas de luz solar tienen un impacto directo en las fases de crecimiento y floración de las plantas de marihuana, y su variación a lo largo de las estaciones juega un rol determinante en el ciclo de vida del cultivo.

Ciclo de Luz Natural

Las plantas de marihuana responden a los cambios en el fotoperíodo, es decir, la duración de la luz diurna. Durante la fase de crecimiento vegetativo, las plantas de cannabis requieren largas horas de luz (idealmente entre 13 y 18 horas de luz al día). Esta exposición prolongada a la luz solar promueve un crecimiento robusto y saludable.

A medida que los días se acortan y las noches se alargan, las plantas entran en la fase de floración. Esta transición es naturalmente inducida por un fotoperíodo de alrededor de 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad. Durante esta fase, es crucial que las plantas no estén expuestas a fuentes de luz durante el período de oscuridad, ya que esto puede interrumpir su ciclo de floración y afectar negativamente el rendimiento y la calidad de los cogollos.

Variaciones Según la Estación

El cambio en las horas de luz a lo largo de las estaciones es un aspecto esencial para determinar cuándo plantar marihuana exterior. En la primavera, con el aumento gradual de las horas de luz, es el momento ideal para iniciar el cultivo, permitiendo que las plantas aprovechen el período de crecimiento vegetativo durante los largos días de verano. A medida que avanza el verano y se acerca el otoño, los días se acortan, lo que desencadena la fase de floración.

Los cultivadores deben estar atentos a estas variaciones estacionales y ajustar sus prácticas de cultivo en consecuencia. Al plantar en el momento adecuado y considerar las variaciones de luz según la estación, se puede maximizar la salud, el crecimiento y la productividad de las plantas de marihuana exterior.


cultivo de cannabis exterior con vallas de madera y alambres con pinchos

Selección del Suelo y Preparación

La elección y preparación del suelo son aspectos fundamentales para asegurar un cultivo exitoso de marihuana exterior. Un suelo adecuado no solo proporciona el soporte físico necesario para las plantas, sino que también suministra los nutrientes y el entorno para un desarrollo óptimo.

Tipo de Suelo

El suelo ideal para el cultivo de cannabis debe tener ciertas características:

  • pH: El pH del suelo es crucial. Para la marihuana, lo ideal es un pH ligeramente ácido, en el rango de 6.0 a 6.5. Este nivel de pH permite una óptima absorción de nutrientes.
  • Textura: La textura del suelo debe ser tal que permita una buena retención de humedad, pero también un excelente drenaje. Suelos arenosos pueden drenar rápidamente pero retienen menos nutrientes, mientras que los suelos arcillosos retienen demasiada agua y pueden ahogar las raíces. Lo ideal es un suelo franco, que ofrece un equilibrio entre retención de agua y drenaje.
  • Fertilizantes: Un suelo rico en materia orgánica es beneficioso. La presencia de compost, humus de lombriz, o guano de murciélago puede enriquecer el suelo, aportando los nutrientes esenciales como nitrógeno, fósforo y potasio, además de micronutrientes.

Preparación del Suelo

Antes de plantar, es importante preparar el suelo adecuadamente:

  • Análisis del Suelo: Realizar un análisis de suelo puede ser muy útil para determinar el pH y el contenido nutricional, y así realizar los ajustes necesarios.Comienza recolectando muestras de varias áreas de tu jardín a una profundidad de 15-20 cm y déjalas secar al aire. Puedes utilizar un kit de prueba de suelo para medir el pH y los nutrientes. Una vez que tengas los resultados, interpreta los niveles de pH y nutrientes para determinar las enmiendas necesarias, como cal para aumentar el pH o fertilizantes para corregir deficiencias nutricionales. 
  • Ajuste del pH: Si el pH no está en el rango ideal, se pueden añadir enmiendas para ajustarlo. La cal agrícola puede elevar el pH, mientras que el sulfato de aluminio o el sulfato de hierro pueden reducirlo.
  • Enriquecimiento con Nutrientes: Añadir compost o materia orgánica mejorará la estructura del suelo y aportará nutrientes esenciales.
  • Labranza: Arar o remover el suelo ayuda a aflojarlo, mejorando la aireación y el drenaje.
  • Control de Malezas: Eliminar las malas hierbas antes de plantar asegura que no competirán con las plantas de cannabis por nutrientes y agua.
  • Comprobación de Drenaje: Es esencial asegurarse de que el suelo drena bien para evitar la acumulación de agua. Para comprobar el drenaje del suelo, puedes realizar una simple prueba de absorción de agua. Esto implica cavar un hoyo pequeño y llenarlo de agua, observando cuánto tiempo tarda en drenarse completamente. Un buen drenaje se indica cuando el agua se absorbe en un par de horas. Si el agua se estanca por más tiempo, es una señal de que el suelo puede ser demasiado compacto o arcilloso, lo que requiere modificaciones para mejorar su estructura. Mejorar el drenaje del suelo puede implicar la incorporación de materia orgánica como compost o perlita, que ayuda a aflojar el suelo y facilitar el flujo de agua. 


tierra mojada con utensilios para plantar

Espacio y Ubicación

Una adecuada planificación del espacio y la elección de la ubicación son cruciales para el éxito en el cultivo de marihuana exterior. Estos factores influyen directamente en la salud de las plantas y en la calidad de la cosecha.

Espaciado entre Plantas

El espacio entre las plantas es un factor vital para su desarrollo óptimo. Un espaciado adecuado permite:

  • Circulación de Aire Adecuada: Esto ayuda a reducir el riesgo de enfermedades fúngicas, ya que la humedad no se acumula en el follaje.
  • Acceso a la Luz Solar: Cada planta necesita suficiente luz solar. Un espaciado correcto asegura que todas las plantas reciban la luz necesaria para su crecimiento y floración.
  • Crecimiento sin Restricciones: Las plantas de cannabis pueden crecer bastante, tanto en altura como en anchura. El espacio suficiente permite un crecimiento sin restricciones, crucial para el desarrollo de raíces y la expansión del follaje.

El espaciado recomendado puede variar según la variedad y el método de cultivo, pero generalmente se sugiere dejar al menos 1 metro entre plantas para permitir un crecimiento adecuado.

Selección de la Ubicación

Elegir la ubicación correcta dentro de tu jardín o terreno es otro aspecto clave. Al seleccionar la ubicación, considera los siguientes factores:

  • Exposición al Sol: Busca un lugar que reciba abundante luz solar directa, idealmente de 6 a 8 horas al día. La luz solar es esencial para la fotosíntesis y el desarrollo general de la planta.
  • Protección contra Elementos: Considera la protección contra vientos fuertes y la posibilidad de proporcionar alguna cobertura durante lluvias intensas.
  • Privacidad y Seguridad: El cultivo de marihuana puede requerir cierta discreción. Elige una ubicación que no sea fácilmente visible para curiosos y que cumpla con las regulaciones locales.
  • Acceso al Agua: Asegúrate de tener un acceso fácil al agua para el riego regular de las plantas.
  • Calidad del Suelo: Verifica la calidad del suelo en la ubicación elegida, asegurándote de que sea adecuada para el cultivo de cannabis, como se describió anteriormente.


tierra con utensilios para plantar y formulas quimicas de compuestos necesarios

Factores Adicionales a Considerar

Además de las condiciones climáticas, la luz solar, el suelo y la ubicación, hay otros factores cruciales a tener en cuenta al cultivar marihuana en exteriores. La protección contra plagas y animales y las necesidades de riego son aspectos que pueden influir significativamente en la salud y productividad de las plantas.

Protección contra Plagas y Enfermedades en la Marihuana

Las plantas de cannabis en el exterior están expuestas a una variedad de plagas y animales que pueden dañarlas. Aquí algunas estrategias para protegerlas:

  • Uso de Redes y Vallas: Instalar barreras físicas como redes o vallas puede ser efectivo para mantener alejados a los animales grandes y algunos insectos.
  • Control Biológico: Utilizar depredadores naturales, como mariquitas para controlar áfidos, puede ser una forma ecológica de manejar las plagas.
  • Pesticidas Orgánicos: En caso de infestaciones, el uso de pesticidas orgánicos puede ser necesario. Es importante elegir productos que sean seguros para las plantas de cannabis y para el consumo humano posterior.
  • Inspección Regular: Revisar las plantas regularmente para detectar signos de plagas o enfermedades permite actuar rápidamente antes de que el problema se agrave.

Necesidades de Riego

El riego adecuado es esencial para el cultivo de cannabis, y debe ajustarse según las condiciones climáticas y las etapas de crecimiento de la planta:

  • Fase de Crecimiento Vegetativo: Durante esta fase, las plantas suelen requerir más agua debido a su rápido crecimiento. Un suelo constantemente húmedo (pero no saturado) es ideal.
  • Fase de Floración: En esta etapa, las necesidades de agua pueden disminuir. Es importante evitar el exceso de riego para prevenir problemas como la pudrición de raíces.
  • Condiciones Climáticas: Las necesidades de riego variarán según el clima. En condiciones cálidas y secas, será necesario regar con más frecuencia, mientras que en climas húmedos, el riego puede ser menos frecuente.
  • Métodos de Riego: Sistemas como el riego por goteo pueden ser eficientes para asegurar un suministro constante y controlado de agua. Evitar regar directamente sobre las hojas para reducir el riesgo de enfermedades fúngicas.
Artículo anterior Como cultivar marihuana en climas húmedos