Ir a contenido
Poda Apical o Topping

Poda Apical o Topping

La Poda Apical, comúnmente conocida como Topping, es una técnica de cultivo esencial en el mundo de la marihuana. Esta práctica implica cortar la punta del tallo principal de la planta. El objetivo principal de la Poda Apical es promover un crecimiento más horizontal que vertical, lo que resulta en una planta más tupida y ancha. Esta técnica es crucial para maximizar el rendimiento y la calidad de las cosechas de marihuana, especialmente en entornos de cultivo interior donde el espacio y la luz son limitados.

La importancia de la Poda Apical en el cultivo de marihuana radica en su capacidad para influir en la distribución de los recursos de la planta. Al eliminar la dominancia apical, la planta redistribuye su energía y nutrientes a múltiples brotes y ramas, en lugar de concentrar todo en el crecimiento vertical del tallo principal. Esto no solo mejora la exposición de la planta a la luz, sino que también fomenta un desarrollo más robusto y equilibrado, lo que es fundamental para obtener una cosecha abundante y de alta calidad.

planta de marihuana en una plantación

Fundamentos de la Poda Apical

La Poda Apical, también conocida como Topping, es una técnica de poda que se centra en cortar la parte superior del tallo principal de una planta de marihuana. Este corte se realiza generalmente cuando la planta ha desarrollado entre 3 y 5 pares de hojas verdaderas. El objetivo de esta técnica es detener el crecimiento vertical del tallo principal, lo que estimula a la planta a desarrollar nuevos brotes laterales y ramas. Como resultado, la planta adopta una forma más arbustiva y ancha, lo que puede llevar a un mayor rendimiento de flores.

La Poda Apical se diferencia de otras técnicas de poda en varios aspectos clave:

  • Objetivo de la Poda: Mientras que la mayoría de las técnicas de poda buscan eliminar partes no productivas o enfermas de la planta, la Poda Apical se enfoca en alterar la forma de crecimiento natural de la planta para optimizar la producción.
  • Punto de Corte: En la Poda Apical, el corte se realiza en la parte superior del tallo principal, a diferencia de otras técnicas como la poda de limpieza o la poda de baja tensión (LST), que se enfocan en las ramas inferiores o en la manipulación de la forma de la planta sin cortes.
  • Efectos en la Planta: La Poda Apical induce un crecimiento más horizontal y la formación de múltiples colas o puntos de floración, mientras que otras técnicas pueden no tener un impacto tan directo en la forma de la planta.
  • Tiempo de Aplicación: Esta técnica se aplica generalmente en una etapa temprana del crecimiento vegetativo, a diferencia de otras podas que pueden realizarse en diferentes etapas del ciclo de vida de la planta.

Entender estos fundamentos es crucial para aplicar correctamente la Poda Apical y maximizar los beneficios que esta técnica puede ofrecer al cultivo de marihuana.



Beneficios de la Poda Apical

La Poda Apical o Topping es una técnica de cultivo muy valorada en el mundo de la marihuana por sus múltiples beneficios. Estos beneficios se centran en cómo esta técnica afecta el crecimiento y desarrollo de la planta, ofreciendo ventajas significativas para los cultivadores:

  • Mayor Producción de Flores: Al cortar el tallo principal, la planta desarrolla múltiples tallos secundarios. Esto conduce a un mayor número de colas que pueden producir flores, aumentando potencialmente el rendimiento total de la planta.
  • Distribución Uniforme de la Luz: La Poda Apical ayuda a crear una planta más ancha y menos alta, lo que permite que la luz se distribuya más uniformemente sobre la planta. Esto es especialmente beneficioso en cultivos interiores donde la luz es limitada y controlada.
  • Mejora del Flujo de Aire: Al tener una planta más abierta y menos densa, se mejora el flujo de aire alrededor y a través de la planta. Esto puede reducir el riesgo de problemas como el moho y otras enfermedades relacionadas con la humedad.
  • Control del Crecimiento: Esta técnica es particularmente útil para controlar el tamaño de las plantas en espacios de cultivo limitados. Al limitar la altura, las plantas pueden adaptarse mejor a espacios pequeños o con restricciones de altura.
  • Estimulación de Hormonas de Crecimiento: El corte en la parte superior de la planta estimula la producción de hormonas de crecimiento en las ramas inferiores, promoviendo un crecimiento más vigoroso y robusto.
  • Mejora de la Calidad de las Flores: Al tener más ramas principales y una exposición más uniforme a la luz, cada cola tiene el potencial de desarrollar flores de mayor calidad y densidad.

Estos beneficios hacen de la Poda Apical una técnica muy atractiva para los cultivadores de marihuana que buscan maximizar tanto la cantidad como la calidad de su cosecha.



Cuándo y Cómo Realizar la Poda Apical

Determinar el momento óptimo para realizar la poda apical es crucial para asegurar el éxito y la salud de tu planta de marihuana. Aquí te explicamos cómo saber cuándo tu planta está lista para ser podada.

Primero, considera la etapa de crecimiento de la planta. La poda apical debe realizarse cuando la planta ha desarrollado entre 3 y 5 pares de hojas grandes. Esta fase de crecimiento es ideal porque indica que la planta ya ha alcanzado un nivel de madurez y fortaleza adecuados. En este punto, la planta es lo suficientemente robusta para recuperarse eficazmente del estrés que causa la poda, pero aún es lo suficientemente joven para beneficiarse del cambio en su patrón de crecimiento que la poda apical promueve.

Además, la salud general de la planta es un factor crucial. Antes de decidir podar, asegúrate de que tu planta se vea sana y fuerte. Una planta que muestra signos de enfermedad o debilidad puede no ser capaz de soportar el estrés adicional que la poda implica. Plantas vigorosas y bien cuidadas, en cambio, tienden a recuperarse más rápidamente y con mejores resultados después de la poda.

Por último, el clima y las condiciones ambientales son importantes. Evita realizar la poda apical en días con condiciones climáticas extremas, como temperaturas muy altas o muy bajas. Estos extremos pueden añadir estrés adicional a tu planta, lo que puede complicar el proceso de recuperación post-poda. Un día con clima templado y estable es ideal, ya que proporciona un ambiente más gentil para la planta mientras se adapta a su nueva forma.

Siguiendo estos consejos, podrás elegir el mejor momento para realizar la poda apical en tu planta de marihuana, lo que contribuirá a su crecimiento óptimo y a una cosecha más abundante.



Pasos para la Poda Apical

A continuación, te guiamos a través de los pasos clave para realizar con éxito la poda apical, asegurando que tu planta no solo sobreviva el proceso, sino que también prospere y produzca al máximo de su potencial.


manos podando planta de marihuana con tijeras de podar

Paso 1: Prepara tu Planta para la Poda Apical

Antes de proceder con la poda apical, es fundamental preparar adecuadamente tu planta de marihuana. Este primer paso es crucial para asegurar que tu planta pueda manejar el proceso de poda y recuperarse de manera efectiva. Aquí te explicamos cómo hacerlo.

  • Riego Pre-Poda: Comienza por regar tu planta uno o dos días antes de planificar la poda. Este riego es vital porque ayuda a que la planta esté completamente hidratada y en óptimas condiciones para enfrentar el estrés del corte. Una planta bien hidratada tiene una mayor capacidad para curarse rápidamente y continuar con su crecimiento normal después de la poda.
  • Evaluación de la Salud: Aprovecha este momento para hacer una evaluación general de la salud de tu planta. Observa las hojas, el tallo, y las raíces si es posible, buscando signos de enfermedades o deficiencias nutricionales. Una planta sana y vigorosa tendrá una mejor respuesta a la poda.
  • Ambiente Adecuado: Asegúrate de que la planta se encuentre en un ambiente propicio para la recuperación post-poda. Esto incluye condiciones de iluminación adecuadas, temperatura estable y humedad controlada. Un ambiente equilibrado ayudará a minimizar el estrés y favorecerá una recuperación rápida.
  • Herramientas Listas: Prepara las herramientas que vas a necesitar para la poda, como tijeras de podar o cuchillas. Es importante que estén limpias y afiladas para realizar un corte limpio y preciso. Un corte limpio es menos traumático para la planta y reduce el riesgo de infecciones.

Al seguir estos pasos, tu planta estará en las mejores condiciones para enfrentar la poda apical, lo cual es un factor determinante para el éxito de esta técnica de cultivo.



Paso 2: Encuentra el Lugar de Corte

Una vez que tu planta está bien preparada, el siguiente paso es identificar el lugar adecuado para realizar la poda apical. Este paso es crucial para garantizar que la poda se realice correctamente y que la planta pueda beneficiarse al máximo de este proceso. Aquí te guiamos sobre cómo encontrar el punto ideal para el corte.

  • Observa el Tallo Principal: Comienza enfocándote en el tallo principal de la planta, que es donde realizarás el corte. Este tallo es usualmente el más grueso y visible, y se extiende desde la base de la planta hacia arriba.
  • Busca los Nodos: Los nodos son puntos en el tallo donde crecen las hojas y las ramas. En la poda apical, querrás hacer el corte justo por encima de uno de estos nodos. Los nodos son fáciles de identificar porque son pequeños abultamientos o 'articulaciones' en el tallo.
  • Elige el Nodo Adecuado: Generalmente, el corte se realiza sobre el tercer o cuarto nodo desde la parte superior de la planta. Esto permite que la planta mantenga una buena cantidad de hojas y ramas inferiores, que seguirán absorbiendo luz y nutrientes, mientras promueves un crecimiento más tupido en la parte superior.
  • Considera la Altura de la Planta: Si tu planta es particularmente alta o estás limitado por espacio, puedes considerar hacer el corte en un nodo inferior para controlar su altura.
  • Visualiza el Resultado: Antes de hacer el corte, tómate un momento para visualizar cómo quedará la planta después. Esto te ayudará a asegurarte de que estás cortando en el lugar correcto y a tener una idea de cómo la planta comenzará a crecer después de la poda.

Identificar correctamente el lugar de corte es esencial para una poda apical exitosa. Este paso no solo influye en la forma y el tamaño final de tu planta, sino también en su productividad y salud general.

cientifico podando planta de marihuana con guantes y tijeras de podar

Paso 3: Hora de Podar

Ahora que has identificado el lugar adecuado para el corte, es momento de proceder con la poda apical. Este paso es crucial y debe realizarse con cuidado y precisión para asegurar que tu planta responda bien y se beneficie de la poda. Aquí te guiamos en el proceso de corte.

  • Prepara tus Herramientas: Asegúrate de que tus tijeras de podar o cuchillas estén limpias y afiladas. Una herramienta limpia y precisa hará un corte limpio, lo que es menos traumático para la planta y reduce el riesgo de infecciones.
  • Realiza el Corte: Con cuidado, haz un corte limpio y rápido justo por encima del nodo seleccionado. El corte debe ser aproximadamente de 5 a 10 mm por encima del nodo para evitar dañar las yemas emergentes. Un corte demasiado cercano al nodo puede dañar la planta, mientras que un corte muy alto puede dejar un tallo innecesario que podría ser susceptible a enfermedades.
  • Ángulo del Corte: Si es posible, realiza el corte en un ángulo ligero. Esto ayuda a que el agua no se acumule en la superficie cortada, lo cual puede prevenir la formación de moho y enfermedades.
  • Maneja con Cuidado: Después de realizar el corte, maneja tu planta con cuidado para evitar estrés adicional. Asegúrate de no moverla bruscamente o cambiar su entorno de manera significativa justo después de la poda.
  • Observa la Planta: Una vez realizada la poda, observa tu planta durante los siguientes días para asegurarte de que se recupere correctamente. Deberías ver nuevos brotes y ramas comenzando a desarrollarse desde los nodos inferiores.

Realizar la poda apical correctamente es un paso vital para fomentar un crecimiento más tupido y una mayor producción de flores en tu planta de marihuana. Con cuidado y precisión, este método de poda puede mejorar significativamente la salud y el rendimiento de tu cultivo.



Paso 4: Cuida la Zona del Corte

Una vez que has completado la poda apical, el cuidado posterior es esencial para garantizar una buena recuperación y un crecimiento saludable de tu planta. Aquí te explicamos cómo cuidar adecuadamente la zona del corte para optimizar la recuperación y el crecimiento de tu planta de marihuana.

  • Aplica Gel o Polvo de Enraizamiento (Opcional): Si tienes a mano, aplica un poco de gel o polvo de enraizamiento en el área del corte. Esto puede ayudar a proteger la herida y promover una curación más rápida. Estos productos están diseñados para estimular el crecimiento de nuevos tejidos y pueden ser útiles para prevenir infecciones.
  • Mantén la Higiene: Asegúrate de que el área alrededor de la planta se mantenga limpia. Esto incluye eliminar cualquier hoja o rama cortada que haya caído al suelo para prevenir el crecimiento de moho o la atracción de plagas.
  • Monitorea la Planta: Durante los días siguientes a la poda, observa tu planta de cerca para detectar signos de estrés o infección. Un buen signo de recuperación es el crecimiento de nuevos brotes en los nodos inferiores.
  • Evita el Estrés Adicional: Trata de no someter a la planta a estrés adicional inmediatamente después de la poda. Esto incluye cambios drásticos en la iluminación, temperatura, o riego. La estabilidad es clave para una buena recuperación.
  • Ajusta el Riego si es Necesario: Después de la poda, la planta puede necesitar menos agua ya que tiene menos masa foliar que mantener. Ajusta el riego según sea necesario, asegurándote de no sobre regar, ya que esto puede aumentar el riesgo de enfermedades.
  • Paciencia: Finalmente, ten paciencia. La recuperación de una poda apical puede tomar un poco de tiempo. No te preocupes si no ves resultados inmediatos. Con el cuidado adecuado, tu planta debería comenzar a mostrar un crecimiento renovado y vigoroso.

El cuidado posterior es un componente crucial del proceso de poda apical. Al seguir estos pasos, ayudas a asegurar que tu planta se recupere eficazmente y se beneficie al máximo de la poda.

manos sujetando planta de marihuana en plantación

Herramientas Necesarias 

Para realizar una poda apical efectiva y segura, es esencial contar con las herramientas adecuadas. Aquí te detallo lo necesario para llevar a cabo este proceso de poda en tus plantas de marihuana:

  • Tijeras de Podar (Limpias y Afiladas): Elige un par de tijeras de podar de buena calidad, que estén bien afiladas. Un corte limpio y preciso es crucial para la poda apical, ya que ayuda a la planta a recuperarse más rápidamente y minimiza el riesgo de infección.
  • Gel o Polvo de Enraizamiento (Opcional): Aunque no es estrictamente necesario, aplicar un gel o polvo de enraizamiento en el sitio del corte puede promover una curación más rápida y efectiva. Este tipo de productos ayuda a proteger la herida y puede estimular el crecimiento saludable de la planta tras la poda.
  • Guantes (Para Mantener Todo Higiénico): Usar guantes no solo protege tus manos, sino que también ayuda a mantener la higiene durante el proceso de poda. Los guantes evitan la transferencia de aceites y bacterias de tus manos a la planta, reduciendo así el riesgo de infección o enfermedad.

Estas herramientas te ayudarán a realizar una poda apical de manera efectiva, segura y limpia, asegurando el mejor cuidado y el óptimo crecimiento de tus plantas.



Cuidados Post-Poda

Una vez que has realizado la poda apical en tu planta de marihuana, el cuidado posterior es fundamental para asegurar su recuperación y un crecimiento saludable. A continuación, se detallan los pasos importantes a seguir en el manejo de la planta después de la poda y los signos que indican que la poda ha sido exitosa.

Manejo de la Planta Después de la Poda

  • Riego Adecuado: Tras la poda, ajusta el riego según las necesidades de la planta. Con menos follaje, puede requerir menos agua. Evita el exceso de riego para prevenir la aparición de enfermedades.
  • Observación Cuidadosa: Vigila de cerca tu planta durante los días siguientes a la poda. Presta atención a cualquier signo de estrés o enfermedad, como hojas marchitas o decoloración.
  • Control del Ambiente: Mantén un entorno estable en términos de humedad, temperatura y luz. Los cambios drásticos pueden añadir estrés a la planta.
  • Protección Contra Enfermedades y Plagas: Revisa regularmente tu planta para detectar signos de plagas o enfermedades. Un corte reciente puede ser más susceptible a problemas.
  • Fertilización Equilibrada: Continúa con un plan de fertilización equilibrado, pero ten cuidado de no sobrealimentar a la planta, especialmente justo después de la poda.

Signos de una Poda Exitosa

  • Nuevos Brotes: La aparición de nuevos brotes y ramas en los nodos inferiores es un signo claro de una poda exitosa. Estos brotes indican que la planta se está recuperando bien y adaptando su crecimiento.
  • Planta Robusta: Una planta que mantiene un aspecto saludable y vigoroso después de la poda, con hojas verdes y firmes, es un indicativo de éxito.
  • Crecimiento Equilibrado: Observar un crecimiento más equilibrado y distribuido en toda la planta, no solo en la parte superior, es una señal de que la poda ha tenido el efecto deseado.
  • Recuperación Rápida: Una recuperación rápida sin signos evidentes de estrés prolongado es un buen indicador de que la poda se ha realizado correctamente y en el momento adecuado.

Siguiendo estos cuidados post-poda y observando estos signos, podrás asegurarte de que tu planta de marihuana se beneficie al máximo de la técnica de poda apical, conduciendo a un cultivo más saludable y potencialmente más productivo.

primer plano de planta de marihuana

Comparación con Otras Técnicas de Poda

La Poda Apical es una técnica popular en el cultivo de marihuana, pero no es la única opción disponible. Compararla con otras técnicas, como FIM (Fuck I Missed) y LST (Low Stress Training), puede ayudar a los cultivadores a elegir la mejor estrategia para sus plantas. Aquí exploramos las diferencias, similitudes y cuándo es preferible optar por la Poda Apical.

Diferencias y Similitudes

Poda Apical vs. Poda FIM:

  • Similitud: Ambas son técnicas de poda de alto estrés que buscan aumentar la producción de cogollos y mejorar la distribución de luz en la planta.
  • Diferencia Principal: La Poda Apical implica cortar la parte superior del tallo principal, lo que resulta en dos colas principales. FIM es menos drástico; corta parcialmente el nuevo crecimiento, lo que lleva a la formación de más colas principales, pero es más difícil de ejecutar correctamente.

Poda Apical vs. Poda LST:

  • Similitud: Ambas técnicas buscan mejorar la exposición de la planta a la luz y fomentar un crecimiento más uniforme.
  • Diferencia Principal: LST es una técnica de bajo estrés que implica doblar y atar las ramas para cambiar la forma de la planta, sin cortes involucrados. La Poda Apical, por otro lado, implica un corte en el tallo principal.

Cuándo Elegir la Poda Apical

  • Control del Altura: La Poda Apical es ideal si necesitas controlar la altura de tu planta, especialmente en espacios de cultivo con altura limitada.
  • Buscando Uniformidad en el Canopy: Si tu objetivo es tener un dosel (la parte superior de la planta) más uniforme y una distribución equitativa de luz entre las ramas, la Poda Apical puede ser más efectiva que LST.
  • Experiencia en Poda: Si tienes experiencia en poda y estás cómodo realizando cortes precisos, la Poda Apical puede ser una buena elección. Es menos adecuada para principiantes en comparación con LST.
  • Tiempo de Recuperación: Si estás dispuesto a permitir que la planta tenga un tiempo de recuperación después de la poda y estás cultivando en un ciclo de crecimiento más largo, la Poda Apical es adecuada.
  • Deseo de Mayor Producción de Cogollos: La Poda Apical puede ser más efectiva que LST en la producción de un mayor número de cogollos grandes y de alta calidad, aunque esto también dependerá de otros factores como la genética de la planta y las condiciones de cultivo.

Al elegir entre la Poda Apical y otras técnicas, considera tus objetivos de cultivo, la configuración de tu espacio de cultivo, tu nivel de experiencia y la capacidad de la planta para recuperarse del estrés. Cada técnica tiene sus ventajas y puede ser más adecuada para diferentes situaciones y tipos de plantas.

Artículo anterior Como cultivar marihuana en climas húmedos