Ir a contenido
Cómo preparar la tierra para el cultivo de cannabis en exterior

Cómo preparar la tierra para el cultivo de cannabis en exterior

El cultivo de cannabis en exterior es una emocionante aventura que permite a los cultivadores aprovechar la energía del sol y la riqueza de la naturaleza para obtener cosechas excepcionales. Sin embargo, uno de los secretos mejor guardados para un cultivo exitoso radica en la preparación adecuada de la tierra. Exploraremos cómo preparar tierra para cultivo exterior en suelo y descubriremos la importancia de este paso fundamental.

La tierra en la que plantamos nuestras preciadas semillas es el cimiento de un cultivo saludable y abundante. A través de una preparación meticulosa, podemos proporcionar a nuestras plantas la mejor tierra para cultivo exterior, lo que les permitirá crecer fuertes y vibrantes.


cultivo cannabis en exterior con montañas al fondo

Conceptos Básicos sobre la Tierra

Antes de sumergirte en el emocionante mundo del cultivo de cannabis en exterior, es fundamental comprender la importancia de conocer el tipo de suelo en el que planeas cultivar. La tierra es el hogar de tus plantas y, como tal, su calidad y composición tendrán un impacto directo en la salud y la productividad de tu cultivo. Aquí tienes algunas razones clave para entender tu tipo de suelo:

  • Nutrición Personalizada: Cada tipo de suelo tiene una composición única en términos de nutrientes y minerales. Al comprender tu tipo de suelo, podrás proporcionar a tus plantas los nutrientes específicos que necesitan para prosperar, evitando así deficiencias o excesos.
  • Drenaje y Retención de Agua: El drenaje adecuado es esencial para evitar el encharcamiento de las raíces de tus plantas. Al conocer tu tipo de suelo, podrás tomar medidas para mejorar el drenaje si es necesario o ajustar tus prácticas de riego en consecuencia.
  • Ajustes de pH: La acidez o alcalinidad del suelo, conocida como pH, puede variar ampliamente según el tipo de tierra. Un pH inadecuado puede afectar la absorción de nutrientes por parte de las plantas. Comprender tu tipo de suelo te permitirá ajustar el pH de manera efectiva.

Cómo realizar un análisis del suelo

Realizar un análisis del suelo es una excelente manera de obtener información precisa sobre tu tipo de tierra. Puedes hacerlo de la siguiente manera:

  • Kits de Prueba de Suelo: Estos kits son fáciles de usar. Siguiendo las instrucciones, podrás obtener datos sobre el pH, la textura y los niveles de nutrientes de tu suelo.
  • Profesionales del Suelo: Puedes contactar a un experto en suelos o una extensión agrícola local para obtener un análisis más completo. Esto puede ser especialmente útil si planeas un cultivo a gran escala.
  • Identificación Visual: Si no puedes realizar un análisis formal, puedes obtener pistas sobre tu tipo de suelo observando su textura y apariencia. Los suelos arcillosos son densos y retienen agua, los arenosos son sueltos y drenan rápido, y los limosos tienen una textura intermedia y suelen ser ideales para el cultivo.

Los tipos de tierra ideales para el cultivo de cannabis

Cuando se trata del cultivo de cannabis en exterior, no todos los suelos son iguales. Los tipos de tierra ideales pueden variar, pero los siguientes son algunos de los más adecuados:

  • Suelo Franco: Este tipo de suelo, que se encuentra en algún punto intermedio entre arenoso y arcilloso, es conocido por su buena retención de agua y drenaje adecuado. Es una elección popular para el cultivo de cannabis en exterior.
  • Suelo Arcilloso: Aunque los suelos arcillosos retienen agua en exceso, pueden ser adecuados si mejoras su estructura con enmiendas orgánicas. Son ricos en nutrientes.
  • Suelo Arenoso: Los suelos arenosos drenan muy bien, pero pueden requerir una mayor frecuencia de riego y enmiendas para retener nutrientes.
  • Tierra de Jardín Mejorada: Muchos cultivadores optan por preparar su propio sustrato mezclando tierra de jardín con materiales como perlita, vermiculita y compost para crear un medio de cultivo personalizado.

 

pala con tierra para cultivo

Preparación Básica de la Tierra

La preparación inicial de la tierra es un paso crítico para plantar marihuana en exterior. Estos son los pasos esenciales que debes seguir para asegurarte de que tu suelo esté listo para recibir a tus plantas:

  • Limpieza del Área: Comienza limpiando el área donde planeas cultivar. Retira cualquier vegetación no deseada, escombros o piedras grandes. Esto proporcionará un lienzo limpio para trabajar y reducirá la competencia por los nutrientes y el espacio.
  • Labranza: Utiliza una pala o un motocultor para labrar la tierra. Esto romperá el suelo compactado y ayudará a mejorar la aireación. Si el suelo es arcilloso o demasiado compacto, puedes considerar agregar arena para mejorar la estructura.
  • Nivelación: Nivela la superficie de la tierra para asegurarte de que esté uniforme y sin desniveles. Esto facilitará el riego y evitará problemas de drenaje.
  • Mezcla de Compost: Mezcla una capa de compost orgánico bien descompuesto en la tierra labrada. El compost enriquecerá el suelo con nutrientes esenciales y mejorará su retención de agua.

Cómo eliminar piedras, malezas y otros obstáculos

La presencia de piedras, malezas y otros obstáculos puede obstaculizar el crecimiento de tus plantas de cannabis. Aquí te mostramos cómo lidiar con ellos:

  • Piedras: Después de labrar la tierra, realiza una búsqueda minuciosa de piedras y piedrecillas. Elimina cualquier piedra que sea más grande que una canica, ya que pueden interferir con el desarrollo de las raíces.
  • Malezas: Elimina todas las malezas de la zona de cultivo. Las malezas compiten por nutrientes y espacio con tus plantas de cannabis, por lo que es esencial mantener el área libre de ellas.
  • Obstáculos Diversos: Inspecciona el suelo en busca de otros obstáculos, como raíces de árboles, trozos de plástico o escombros. Retira cualquier objeto que pueda dificultar el crecimiento saludable de tus plantas.

La importancia de la aireación del suelo y la mejora de la estructura

La aireación del suelo y la mejora de su estructura son aspectos críticos en la preparación de la tierra. Aquí te explicamos su importancia:

  • Aireación: La aireación del suelo implica romper la compactación y permitir que el oxígeno llegue a las raíces de las plantas. Esto promueve un mejor desarrollo radicular y facilita la absorción de nutrientes.
  • Mejora de la Estructura: Al mejorar la estructura del suelo, se evita que se vuelva demasiado compacto o demasiado suelto. Agregar materia orgánica como compost ayuda a mantener un equilibrio óptimo y proporciona un ambiente más favorable para las raíces.


campo de tierra y hierba en el fondo

Potenciadores para el Suelo

La enmienda del suelo es un proceso fundamental para proporcionar a tus plantas de cannabis un entorno de crecimiento óptimo. Enriquecer y equilibrar el suelo es esencial para asegurarte de que tus plantas tengan acceso a los nutrientes necesarios y que el sustrato tenga la estructura adecuada. Aquí hay una explicación detallada de cómo lograrlo:

  • Comprende las Necesidades: Antes de enmendar el suelo, es importante conocer las necesidades específicas de tus plantas de cannabis. Esto incluye la cantidad de nutrientes, el pH óptimo y la textura del sustrato deseada.
  • Utiliza Materia Orgánica: El compost, el humus y otros materiales orgánicos son esenciales para enriquecer el suelo. Estos materiales mejoran la estructura del sustrato, aumentan la retención de agua y proporcionan nutrientes esenciales a lo largo del ciclo de vida de tus plantas.
  • Ajusta el pH: El pH del suelo es crucial para la disponibilidad de nutrientes. La mayoría de las variedades de cannabis prefieren un pH ligeramente ácido, alrededor de 6.0-6.8. Puedes ajustar el pH utilizando correctores como cal agrícola (para elevar el pH) o ácido sulfúrico (para reducirlo).

Uso de compost, humus, perlita y otros materiales beneficiosos

Los materiales de enmienda del suelo desempeñan un papel clave en la preparación de un sustrato saludable y equilibrado para el cultivo de cannabis. Aquí se describen algunos de los materiales más beneficiosos:

  • Compost: El compost es rico en nutrientes y mejora la estructura del suelo. Aporta materia orgánica vital y fomenta la actividad microbiana beneficiosa en el sustrato.
  • Humus de lombriz: Este material es especialmente valioso debido a su alta concentración de nutrientes y microorganismos beneficiosos. El humus de lombriz mejora la retención de agua y la aireación del suelo.
  • Perlita: La perlita es un mineral volcánico expandido que mejora la aireación y el drenaje del sustrato. Ayuda a prevenir el encharcamiento y evita la compactación del suelo.
  • Vermiculita: Similar a la perlita, la vermiculita es útil para mejorar la retención de agua en el sustrato. Es ligera y proporciona una buena estructura al suelo.
  • Turba de musgo: La turba de musgo puede utilizarse para aumentar la capacidad de retención de agua del sustrato, pero ten en cuenta que puede reducir el pH. Úsala con precaución y mide regularmente el pH del suelo.

Consideraciones sobre la corrección del pH del suelo

El pH del suelo es un factor crítico que influye en la disponibilidad de nutrientes para tus plantas. Si el pH no está en el rango óptimo, tus plantas pueden experimentar problemas de nutrientes. Aquí tienes algunas consideraciones importantes:

  • Pruebas de pH: Utiliza un medidor de pH para verificar regularmente el nivel de acidez de tu suelo. Esto te ayudará a determinar si es necesario realizar ajustes.
  • Ajuste Gradual: Realiza correcciones de pH de manera gradual y cuidadosa para evitar cambios bruscos que puedan estresar a tus plantas.
  • Materiales de Corrección: Utiliza cal agrícola (para elevar el pH) o ácido sulfúrico (para reducirlo) según sea necesario. Sigue las recomendaciones del fabricante para una aplicación precisa.
  • Monitoreo Continuo: Mide el pH del agua de riego antes de aplicarlo para asegurarte de que esté en el rango adecuado. El agua con un pH incorrecto puede afectar negativamente el pH del suelo.

 

pala verde rellena de tierra

Nutrientes y Fertilizantes

Los nutrientes desempeñan un papel crucial en el crecimiento y desarrollo saludable de las plantas de cannabis. Estas son las razones por las que son tan esenciales:

  • Energía y Alimentación: Los nutrientes son la fuente de energía y alimento para tus plantas. Son necesarios para la fotosíntesis, el crecimiento de tejidos, la producción de flores y la resistencia a enfermedades.
  • Macronutrientes: Las plantas de cannabis requieren tres macronutrientes principales: nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K), junto con otros como calcio (Ca) y magnesio (Mg). Cada uno desempeña un papel específico en el crecimiento y la producción de flores.
  • Micronutrientes: Además de los macronutrientes, las plantas necesitan pequeñas cantidades de micronutrientes como hierro (Fe), zinc (Zn), manganeso (Mn) y cobre (Cu) para mantener funciones vitales.

Cómo elegir y aplicar fertilizantes orgánicos o químicos de manera adecuada

La elección y aplicación adecuada de fertilizantes es esencial para proporcionar a tus plantas los nutrientes necesarios. Aquí te mostramos cómo hacerlo de manera efectiva:

  • Conoce las Necesidades: Antes de aplicar cualquier fertilizante, realiza un análisis del suelo o utiliza kits de prueba para entender las necesidades específicas de tus plantas. Esto te ayudará a determinar qué nutrientes son deficientes.
  • Fertilizantes Orgánicos: Los fertilizantes orgánicos son preferibles para muchos cultivadores debido a su sostenibilidad y menor riesgo de acumulación de sales. Puedes utilizar compost, estiércol, guano de murciélago y otros materiales orgánicos para enriquecer el sustrato con nutrientes.
  • Fertilizantes Químicos: Los fertilizantes químicos proporcionan nutrientes de manera rápida y precisa. Debes seguir las indicaciones del fabricante para evitar sobrealimentación. Los fertilizantes N-P-K (nitrógeno, fósforo y potasio) suelen estar disponibles en forma química.
  • Dosis y Proporciones: Utiliza fertilizantes de acuerdo con las recomendaciones del fabricante y las necesidades específicas de tus plantas. Presta atención a las proporciones de N-P-K y asegúrate de no desequilibrar los nutrientes.
  • Fertilización Gradual: Divide las dosis de fertilizante a lo largo del ciclo de crecimiento de tus plantas y evita aplicar fertilizantes en exceso, especialmente durante las primeras etapas de crecimiento.

Evitar el exceso de nutrientes y sus consecuencias

El exceso de nutrientes puede ser perjudicial para tus plantas de cannabis y debe evitarse. Aquí están las razones y cómo prevenirlo:

  • Problemas de Salinidad: El exceso de nutrientes puede aumentar la salinidad del suelo, lo que dificulta la absorción de agua y nutrientes por parte de las raíces. Esto puede llevar a problemas de estrés hídrico.
  • Toxicidad de Nutrientes: Un exceso de ciertos nutrientes, como el nitrógeno o el fósforo, puede provocar toxicidad en las plantas, manifestada por hojas amarillas o marrones y un crecimiento deficiente.
  • Lavado de Raíces: Si sospechas que has aplicado demasiados nutrientes, realiza un "lavado de raíces" con agua pH equilibrado para eliminar el exceso de sales del sustrato.
  • Monitoreo Continuo: Mide regularmente el pH y la conductividad eléctrica (EC) del agua y del sustrato para controlar los niveles de nutrientes.


persona midiendo el ph de la tierra y una mano de una persona con tierra en la mano

Riego y Drenaje

El riego es un aspecto crítico del cultivo de cannabis en exterior, y la cantidad y frecuencia adecuadas son clave para el éxito de tus plantas. Aquí tienes una guía para determinar cuánto y cuándo debes regar:

  • Necesidades de Agua: Las necesidades de agua de tus plantas de cannabis varían a lo largo de su ciclo de crecimiento. Durante las primeras etapas, como la germinación y las primeras semanas de crecimiento vegetativo, las plantas requieren menos agua. A medida que crecen y florecen, su demanda de agua aumenta.
  • Prueba del Dedo: Una técnica simple es insertar un dedo en el sustrato hasta la primera articulación. Si la tierra se siente seca hasta esa profundidad, es hora de regar. Si aún está húmeda, espera un poco más.
  • Peso de la Maceta: Otra forma de determinar si tus plantas necesitan agua es levantar las macetas. Cuando están ligeras, es hora de regar. Cuando están pesadas, aún tienen suficiente humedad.
  • Drenaje: Considera la capacidad de retención de agua de tu sustrato y la climatología. En climas cálidos y con suelos que retienen el agua, es posible que debas regar con mayor frecuencia. En climas más frescos o con sustratos que retienen bien la humedad, riega con menos frecuencia.

La importancia de un sistema de drenaje adecuado para evitar problemas como el encharcamiento

Un sistema de drenaje adecuado es esencial para evitar problemas como el encharcamiento, que pueden ser perjudiciales para las plantas de cannabis. Aquí te explicamos su importancia:

  • Prevención del Encharcamiento: El encharcamiento del sustrato puede provocar la asfixia de las raíces, ya que el exceso de agua desplaza el oxígeno del suelo. Esto puede llevar a la pudrición de las raíces y al deterioro de la salud de las plantas.
  • Raíces Sanas: Un buen drenaje permite que el exceso de agua se evacue del sustrato, asegurando que las raíces tengan acceso a oxígeno y a los nutrientes necesarios para un crecimiento saludable.
  • Prevención de Hongos y Enfermedades: Los suelos encharcados son propicios para el desarrollo de hongos, plagas y enfermedades en la marihuana que pueden dañar tus plantas. Un sistema de drenaje adecuado reduce este riesgo.
  • Optimización del Riego: Un sistema de drenaje eficiente te permite regar sin temor a la acumulación de agua en el sustrato. Esto te da un mayor control sobre la cantidad de agua que reciben tus plantas.

Para asegurarte de tener un buen sistema de drenaje, considera las siguientes medidas

  • Utiliza macetas con agujeros en la parte inferior para permitir que el agua drene libremente.
  • Asegúrate de que el sustrato tenga una mezcla adecuada de materiales que favorezcan el drenaje, como perlita o vermiculita.
  • Evita el uso de recipientes que retengan agua en exceso.
  • Asegúrate de que el agua de riego tenga una vía de escape adecuada en el sustrato.

 

manos de hombre llenas de tierra sobre fondo de tierra mojada

Protección y Mantenimiento del Suelo

La erosión y el desgaste del suelo pueden ser problemas significativos en el cultivo de cannabis en exterior, especialmente en áreas expuestas a condiciones climáticas adversas. Aquí tienes algunas formas de prevenirlos:

  • Terrazas y Lomos: Si tu área de cultivo tiene pendientes pronunciadas, considera la creación de terrazas o lomos para reducir la erosión del suelo causada por la escorrentía del agua.
  • Cobertura Vegetal: Mantén una cubierta vegetal permanente en el suelo, incluso entre las filas de cannabis. Esto ayuda a mantener la estructura del suelo y evita que el viento y la lluvia erosionen la capa superior.
  • Mulch de Mantenimiento: Aplica mulch orgánico como paja, hojas, corteza o hierba cortada en la superficie del suelo. Esto ayuda a reducir la evaporación del agua y evita que la lluvia impacte directamente en el suelo, disminuyendo así la erosión.

Uso de mantillo y cubiertas vegetales para proteger la tierra

El uso de mantillo y cubiertas vegetales es una práctica efectiva para proteger el suelo y mantener su salud. Aquí tienes más información:

  • Mantillo: El mantillo es una capa de material orgánico colocado sobre el suelo para protegerlo. Puedes usar paja, hierba cortada, hojas o incluso tela de mantillo. El mantillo retiene la humedad, previene el crecimiento de malezas y reduce la erosión del suelo.
  • Cubiertas Vegetales: Las cubiertas vegetales son plantas de bajo crecimiento que se siembran o plantan entre las filas de cannabis. Pueden ser leguminosas, como trébol o alfalfa, que también aportan nitrógeno al suelo. Las cubiertas vegetales mantienen el suelo cubierto y fomentan la biodiversidad.
  • Beneficios: Ambas prácticas ayudan a mantener la estructura del suelo, mejoran la retención de agua, proporcionan nutrientes y previenen la erosión. Además, reducen la necesidad de riego y el uso de herbicidas.

Mantenimiento a lo largo de la temporada de cultivo

El mantenimiento continuo del suelo es esencial para mantener un ambiente saludable para tus plantas de cannabis a lo largo de la temporada de cultivo. Aquí tienes algunas pautas:

  • Reemplazo de Mantillo: A medida que el mantillo se descompone, reemplázalo para mantener una capa protectora en el suelo.
  • Control de Malezas: Inspecciona regularmente el área de cultivo para controlar el crecimiento de malezas y retíralas antes de que compitan con tus plantas por los nutrientes.
  • Fertilización Gradual: Si es necesario, aplica fertilizantes de manera gradual y según las necesidades específicas de tus plantas a lo largo de la temporada.
  • Monitoreo del Suelo: Realiza análisis periódicos del suelo para evaluar su salud y ajustar tus prácticas de cultivo en consecuencia.
  • Riego Eficiente: Continúa riegando de acuerdo con las necesidades de tus plantas y evita el desperdicio de agua.
Artículo anterior Como cultivar marihuana en climas húmedos