Ir a contenido
Cultivo de Marihuana en Invernadero

Cultivo de Marihuana en Invernadero

El cultivo de marihuana, una planta con una historia que se remonta a milenios atrás, ha evolucionado considerablemente a lo largo del tiempo. Originalmente utilizada por sus propiedades medicinales y rituales en diversas culturas antiguas, la marihuana ha atravesado un largo camino, desde ser una planta cultivada al aire libre hasta llegar a los sofisticados métodos de cultivo de hoy en día. Uno de estos métodos, el cultivo de marihuana en invernadero, representa un avance significativo en la horticultura del cannabis.

Cultivar marihuana en invernadero ofrece múltiples ventajas en comparación con los métodos tradicionales al aire libre. En primer lugar, proporciona un ambiente controlado, lo que resulta crucial para la salud y el desarrollo óptimo de la planta. Además, este método permite cultivar marihuana en invierno, una temporada en la que tradicionalmente el cultivo al aire libre se vuelve desafiante o imposible en muchas regiones por eso es importante saber cuando plantar marihuana en invierno.

La habilidad de controlar el clima dentro del invernadero significa que se puede cultivar marihuana en invernadero todo el año, sin estar limitado por las estaciones. Esto no solo aumenta la eficiencia y la productividad sino que también ofrece la posibilidad de experimentar con diferentes ciclos de cultivo y variedades que podrían no ser viables al aire libre. Para los cultivadores interesados en cómo criar una planta de marihuana en invierno, el invernadero proporciona la solución perfecta, manteniendo las plantas protegidas de las bajas temperaturas y las condiciones climáticas adversas.


plantas de cannabis en un invernadero

 

Beneficios y ventajas de cultivar cannabis en invernadero

Los beneficios y ventajas del cultivo de marihuana en invernadero son numerosos, tanto para el cultivador como para la calidad del producto final. A continuación, se detallan algunos de los más destacados:

  • Control del Ambiente: Los invernaderos proporcionan un control completo sobre el ambiente de cultivo, incluyendo temperatura, humedad, luz y ventilación. Este control permite a los cultivadores optimizar las condiciones para cada etapa del crecimiento de la planta, lo que resulta en plantas más saludables y productivas.
  • Extensión de la Temporada de Cultivo: Una de las mayores ventajas es la capacidad de cultivar durante todo el año, independientemente de las condiciones climáticas exteriores. Esto es particularmente útil para el cultivo de marihuana en invierno, donde las temperaturas bajas y las horas limitadas de luz solar hacen imposible el cultivo al aire libre.
  • Protección contra Plagas y Enfermedades: El invernadero protege a las plantas de plagas y enfermedades comunes en el cultivo al aire libre. Además, el uso de controles biológicos y orgánicos para manejar estas amenazas es más fácil en un entorno controlado.
  • Mayor Calidad y Rendimiento: El cultivo en invernadero puede mejorar la calidad y el rendimiento de la marihuana, gracias a la posibilidad de crear las condiciones ideales para cada variedad. Esto se traduce en cogollos con mayor potencia, mejor sabor y aroma.
  • Sostenibilidad: Con prácticas de cultivo adecuadas, el cultivo de marihuana en invernadero puede ser más sostenible en términos de uso de recursos. Por ejemplo, el agua de riego puede reciclarse y el uso de energía puede optimizarse.
  • Flexibilidad en la Producción: Los cultivadores pueden experimentar con diferentes variedades y técnicas de cultivo, lo que permite una mayor flexibilidad y adaptación a las demandas del mercado.
  • Reducción del Impacto Ambiental: Al implementar técnicas sostenibles, como el uso de energía solar y sistemas de riego eficientes, el cultivo de marihuana en invernadero puede tener un menor impacto ambiental en comparación con algunos métodos de cultivo al aire libre.



Preparación del Invernadero 

Preparar un invernadero para el cultivo de marihuana requiere atención detallada a varios aspectos críticos. Como experto en el tema, te proporciono una guía exhaustiva para cada componente esencial en la preparación del invernadero:

Selección del Espacio

  • Exposición Solar: La marihuana requiere una cantidad significativa de luz para un crecimiento óptimo. Elige un lugar que reciba luz solar directa durante la mayor parte del día. La orientación ideal varía según la ubicación geográfica, pero generalmente, orientar el invernadero hacia el sur (en el hemisferio norte) o hacia el norte (en el hemisferio sur) maximiza la exposición solar.
  • Protección de Elementos Externos: Asegúrate de que el espacio esté protegido de vientos fuertes y no esté propenso a inundaciones o acumulación de agua. Un lugar resguardado puede ayudar a reducir el daño potencial causado por condiciones climáticas extremas.
  • Acceso a Recursos Esenciales: Considera la proximidad a recursos vitales como el agua y la electricidad. Tener un fácil acceso a estos recursos facilitará la instalación de sistemas de riego y de iluminación, así como el mantenimiento general del invernadero.
  • Espacio y Escalabilidad: Evalúa el espacio disponible no solo para el invernadero actual, sino también para una posible expansión en el futuro. Debes tener suficiente espacio para moverte cómodamente alrededor y dentro del invernadero, así como para almacenar herramientas y suministros.
  • Condiciones del Suelo: Si planeas plantar directamente en el suelo, examina su calidad. Un suelo fértil, bien drenado y libre de contaminantes es ideal. Si el suelo no es adecuado, puedes optar por el uso de contenedores o camas elevadas.
  • Consideraciones de Seguridad y Privacidad: La discreción puede ser importante dependiendo de la legalidad y las normativas locales. Un espacio que no es fácilmente visible para curiosos o desde la vía pública puede ser preferible. Además, considera las medidas de seguridad que puedas necesitar para proteger tu cultivo.
  • Impacto Ambiental y Vecindario: Asegúrate de que tu invernadero no afectará negativamente el medio ambiente local ni causará problemas con los vecinos. Esto incluye considerar el drenaje del agua, el ruido de los ventiladores o sistemas de aire, y la luz que emana del invernadero.



Control Climático

El control climático es uno de los aspectos más cruciales en el cultivo de marihuana en invernadero. Aquí te detallo cómo manejar eficientemente este factor:

  • Temperatura: Mantén una temperatura óptima dentro del invernadero, generalmente entre 20°C y 30°C. Utiliza calefactores durante los meses más fríos y sistemas de enfriamiento o ventilación natural durante los períodos más cálidos. La instalación de un termostato confiable permitirá un control preciso y automático de la temperatura.
  • Humedad: La humedad debe ser controlada cuidadosamente, manteniéndola entre el 40% y el 60%. Usa deshumidificadores para reducir la humedad excesiva y humidificadores en ambientes demasiado secos. La humedad adecuada es esencial para prevenir problemas como el moho y asegurar la salud general de las plantas.
  • Ventilación: Implementa un sistema de ventilación eficiente que pueda intercambiar aire fresco del exterior con el aire del invernadero. Esto no solo ayuda a controlar la temperatura y la humedad, sino que también es vital para el intercambio de gases y la prevención de enfermedades en las plantas.
  • Luces de Crecimiento: En días con poca luz solar, la iluminación artificial es necesaria para mantener un ciclo de luz adecuado. Utiliza luces LED o de bajo consumo energético que emitan poco calor para evitar alteraciones en la temperatura del invernadero.
  • Monitoreo Continuo: Instala sensores y sistemas de monitoreo para controlar constantemente las condiciones climáticas dentro del invernadero. Esto te permitirá hacer ajustes proactivos y responder rápidamente a cualquier cambio en el ambiente.
  • Aislamiento: Durante la construcción o mejora de tu invernadero, considera el uso de materiales de aislamiento para mantener la temperatura estable. Esto es particularmente importante en climas extremos y puede ayudar a reducir el consumo de energía.
  • Cubiertas de Sombra y Reflectantes: Usa cubiertas de sombra durante los meses más cálidos para evitar el sobrecalentamiento y reflectores en los meses más fríos para maximizar la luz solar y el calor.
  • Respuesta a Condiciones Climáticas Externas: Adapta tu estrategia de control climático según las estaciones y las condiciones climáticas locales. Por ejemplo, aumenta la ventilación en días calurosos o refuerza el aislamiento y la calefacción en periodos más fríos.


primer plano de plantas de cannabis en un invernadero

 

Iluminación Adecuada

La iluminación adecuada es un factor crucial en el cultivo de marihuana en invernadero, influenciando directamente el crecimiento, la floración y la calidad general de las plantas:

  • Maximiza la Luz Natural: Aprovecha al máximo la luz solar, que es la mejor fuente de luz para el cultivo de marihuana. Asegúrate de que tu invernadero esté situado y diseñado para capturar la mayor cantidad de luz solar durante el día.
  • Luces Suplementarias: En zonas con días cortos o durante los meses de invierno, la iluminación artificial se vuelve necesaria. Las luces deben complementar la luz natural, no reemplazarla completamente.
  • Tipos de Luces: Las opciones incluyen luces LED, de alta intensidad de descarga (HID) como las HPS (sodio de alta presión) y MH (haluro metálico), y luces fluorescentes. Las luces LED son cada vez más populares debido a su eficiencia energética y bajo calor.
  • Espectro de Luz: Elige luces que ofrezcan un espectro de luz adecuado para el crecimiento de la marihuana. Durante la fase vegetativa, las plantas se benefician de más luz azul, mientras que en la fase de floración prefieren más luz roja.
  • Intensidad y Cobertura: Asegúrate de que la intensidad de la luz sea suficiente para cubrir todo el invernadero. La distribución uniforme es clave para evitar áreas de sombra y garantizar que todas las plantas reciban luz adecuada.
  • Ciclo de Luz: Controla cuidadosamente los ciclos de luz, ya que la marihuana requiere diferentes periodos de luz y oscuridad durante sus fases de crecimiento y floración. Por lo general, las plantas necesitan alrededor de 18 horas de luz durante la fase vegetativa y 12 horas durante la floración.
  • Altura de las Luces: Ajusta la altura de las luces para optimizar la intensidad y evitar quemaduras en las plantas. Las luces deben estar lo suficientemente cerca para ser efectivas, pero no tanto que causen daño por calor.
  • Programación y Automatización: Considera el uso de temporizadores y sistemas de control automatizado para mantener los ciclos de luz consistentes y reducir la carga de trabajo manual.



Sistema de Ventilación

Un sistema de ventilación eficaz en un invernadero de marihuana es esencial para mantener un ambiente de cultivo saludable, controlando la temperatura, la humedad y la renovación del aire:

  • Flujo de Aire Constante: Asegúrate de que haya un flujo constante de aire fresco dentro del invernadero. Esto es crucial para evitar la acumulación de calor, regular la humedad y proporcionar a las plantas el dióxido de carbono necesario para la fotosíntesis.
  • Ventiladores de Extracción: Instala ventiladores de extracción en los puntos más altos del invernadero para eliminar el aire caliente y húmedo. La posición elevada aprovecha el hecho de que el aire caliente tiende a subir.
  • Ventiladores de Circulación: Además de los ventiladores de extracción, utiliza ventiladores de circulación interna para distribuir el aire de manera uniforme en todo el espacio. Esto ayuda a evitar puntos muertos donde el aire puede quedar estancado.
  • Ventanas y Respiraderos: Implementa ventanas o respiraderos que se puedan abrir y cerrar según sea necesario. Los respiraderos automatizados que responden a los cambios de temperatura y humedad son ideales para un control preciso.
  • Control de Humedad: La ventilación debe ser gestionada en conjunto con sistemas de deshumidificación para mantener la humedad relativa en el rango óptimo de 40-60%. Un ambiente demasiado húmedo puede promover el crecimiento de moho y enfermedades.
  • Filtros de Aire: Considera el uso de filtros de aire para eliminar esporas, polvo y otros contaminantes del aire entrante. Esto es particularmente importante si tu invernadero está en una zona con mucha polución o polvo.
  • Monitoreo y Ajustes Regulares: Monitorea constantemente la temperatura y la humedad y ajusta el sistema de ventilación según sea necesario. Las necesidades de ventilación pueden variar según la temporada y las condiciones climáticas externas.
  • Seguridad y Discreción: Si el olor es una preocupación, puedes instalar filtros de carbón activado en el sistema de extracción para minimizar los olores que salen del invernadero.



Configuración del Suelo y Macetas

Configurar adecuadamente el suelo y las macetas en un invernadero para el cultivo de marihuana es vital para asegurar el crecimiento saludable y el rendimiento óptimo de las plantas. Aquí tienes una guía detallada para la configuración del suelo y las macetas:

  • Elección del Suelo: El suelo ideal para el cultivo de marihuana debe ser rico en materia orgánica, bien drenado y con un buen equilibrio de aireación. Busca una mezcla de suelo que contenga componentes como turba, perlita, vermiculita y compost. El pH del suelo debe mantenerse entre 6.0 y 7.0 para una absorción óptima de nutrientes.
  • Enmiendas del Suelo: Mejora la calidad del suelo agregando enmiendas orgánicas como humus de lombriz, guano de murciélago y harina de huesos. Estos elementos aportan nutrientes esenciales y mejoran la estructura del suelo, favoreciendo el desarrollo de las raíces y la salud general de las plantas.
  • Drenaje y Aireación: Asegúrate de que el suelo tenga un drenaje adecuado para evitar el encharcamiento de las raíces. La adición de perlita o piedra pómez puede mejorar la aireación y el drenaje.
  • Uso de Macetas: Si optas por usar macetas, elige tamaños adecuados que permitan el crecimiento de las raíces sin restricciones. Las macetas de tela son una excelente opción, ya que permiten una mayor aireación y evitan el enraizamiento circular.
  • Ubicación de las Macetas: Coloca las macetas de manera que cada planta tenga suficiente espacio para crecer sin competir por la luz y los recursos. Esto también facilita la circulación de aire alrededor de cada planta, reduciendo el riesgo de enfermedades.
  • Sistemas de Contenedores Elevados: Considera el uso de camas elevadas o contenedores elevados para un mejor control del suelo y un fácil acceso para el mantenimiento. Estos sistemas también pueden mejorar el drenaje y reducir el riesgo de plagas.
  • Riego y Fertilizantes: Controla cuidadosamente el riego y la nutrición, especialmente en macetas, ya que el suelo en contenedores tiende a secarse más rápido y puede requerir fertilización adicional. Usa un sistema de riego por goteo para una distribución eficiente del agua y los nutrientes.
  • Rotación y Renovación del Suelo: Si plantas directamente en el suelo del invernadero, considera la rotación de cultivos y la renovación del suelo entre ciclos de cultivo para mantener la tierra rica y productiva.


planta de cannabis en una maceta gris

 

Sistema de Riego

Establecer un sistema de riego efectivo en un invernadero de marihuana es crucial para el éxito del cultivo. Un buen sistema de riego garantiza que las plantas reciban la cantidad adecuada de agua, evitando tanto la sobre-hidratación como la sequía, lo cual es esencial para la salud y el rendimiento de las plantas. Aquí te presento una guía detallada para configurar un sistema de riego eficiente:

  • Elección del Sistema de Riego: Existen varios sistemas de riego que puedes considerar, como el riego por goteo, la irrigación por aspersión y los sistemas de riego por inundación y drenaje. El riego por goteo es a menudo preferido en invernaderos de marihuana debido a su eficiencia en el suministro de agua directamente a las raíces de las plantas, minimizando el desperdicio de agua y reduciendo la humedad del aire.
  • Automatización del Riego: Implementa un sistema de riego automatizado para garantizar un suministro de agua consistente y fiable. Los sistemas automatizados pueden programarse para regar a intervalos específicos, lo que es crucial para mantener un horario de riego regular y eficiente, especialmente importante en climas con variaciones significativas de temperatura y humedad.
  • Medición de la Humedad del Suelo: Usa sensores de humedad del suelo para determinar cuándo necesitan agua tus plantas. Esto ayuda a evitar el riego excesivo o insuficiente, asegurando que las plantas reciban la cantidad exacta de agua que necesitan para un crecimiento óptimo.
  • Ajuste del Riego Según las Fases de Crecimiento: Las necesidades de agua de la marihuana varían durante sus diferentes etapas de crecimiento. Por ejemplo, las plantas en la etapa de floración pueden requerir más agua que en la etapa vegetativa. Ajusta tu sistema de riego de acuerdo con estas necesidades cambiantes.
  • Calidad del Agua: Utiliza agua de buena calidad para regar tus plantas. El agua dura o con un alto contenido de minerales puede afectar el pH y la disponibilidad de nutrientes en el suelo. Considera la posibilidad de instalar un sistema de filtración de agua si la calidad del agua de tu área no es ideal.
  • Sistema de Recolección y Reutilización del Agua: Para un cultivo más sostenible, considera la implementación de un sistema para recolectar y reutilizar el agua de riego. Esto no solo conserva el agua, sino que también reduce los costos operativos.
  • Mantenimiento del Sistema de Riego: Realiza mantenimientos regulares para asegurar que tu sistema de riego funcione de manera eficiente. Esto incluye la limpieza de filtros, la verificación de emisores y tuberías y la reparación de cualquier fuga o bloqueo.



Seguridad y Acceso

La seguridad y el acceso controlado son aspectos cruciales en el cultivo de marihuana en invernadero, no solo para proteger tus plantas de posibles amenazas externas, sino también para cumplir con las regulaciones legales y de seguridad. Aquí te ofrezco una guía detallada para establecer un sistema de seguridad y acceso eficiente:

  • Cerraduras y Barreras Físicas: Instala cerraduras robustas en todas las puertas y ventanas del invernadero. Considera el uso de barreras físicas adicionales como cercas o mallas de seguridad para evitar accesos no autorizados.
  • Sistemas de Alarma y Vigilancia: Implementa sistemas de alarma para detectar y alertar sobre cualquier intento de intrusión. La instalación de cámaras de vigilancia puede ser una medida disuasoria eficaz y te permite monitorear el invernadero de forma remota.
  • Control de Acceso: Establece un sistema de control de acceso para restringir la entrada solo a personal autorizado. Esto puede incluir sistemas de tarjetas de acceso, códigos numéricos o cerraduras biométricas.
  • Iluminación de Seguridad: Usa iluminación de seguridad alrededor del invernadero, especialmente durante la noche. La iluminación no solo mejora la visibilidad, sino que también actúa como un elemento disuasorio contra posibles intrusos.
  • Señalización y Visibilidad: Asegúrate de que el invernadero sea visible desde tu vivienda o el lugar donde pasas la mayor parte del tiempo. La señalización adecuada que indique la presencia de medidas de seguridad también puede ser un elemento disuasorio.
  • Planes de Emergencia y Evacuación: Desarrolla planes de emergencia para situaciones como incendios, inundaciones o brechas de seguridad. Asegúrate de que haya rutas de evacuación claramente marcadas y accesibles.
  • Protección contra Elementos y Desastres Naturales: Refuerza el invernadero contra elementos extremos y desastres naturales. Esto incluye asegurar una construcción robusta y tener planes para proteger las plantas y el equipo en caso de eventos extremos.
  • Mantenimiento Regular: Realiza inspecciones y mantenimiento regular de todos los sistemas de seguridad para asegurar su funcionamiento óptimo.
  • Discreción y Privacidad: Mantén un perfil bajo respecto a tu cultivo de marihuana para evitar atraer atención no deseada. Esto incluye controlar los olores y la visibilidad del invernadero desde lugares públicos.


mano de persona sosteniendo con delicadeza una planta de cannabis

 

Adaptación a las Estaciones

Adaptar tu invernadero de marihuana a las diferentes estaciones del año es fundamental para mantener un ambiente de cultivo óptimo y asegurar la salud y productividad de tus plantas a lo largo de todo el año. A continuación, te ofrezco una guía detallada para lograr esta adaptación estacional:

Primavera

  • Aumento de la Luz Natural: A medida que los días se alargan, asegúrate de que tus plantas reciban la máxima cantidad de luz solar posible. Ajusta cualquier sombreado artificial utilizado durante el invierno.
  • Ventilación: Incrementa la ventilación para manejar el aumento de las temperaturas y mantener un flujo de aire adecuado.
  • Preparación del Suelo: Es un buen momento para preparar el suelo, enriqueciéndolo con nutrientes y comprobando su pH.

Verano

  • Control de Temperatura: Utiliza sistemas de enfriamiento, como ventiladores y sombreado, para evitar el sobrecalentamiento del invernadero.
  • Riego: Aumenta la frecuencia del riego para compensar las mayores tasas de evaporación y transpiración.
  • Protección contra Plagas: Estate atento a las plagas, que suelen ser más activas durante los meses de verano.

Otoño

  • Reducción de la Luz: A medida que los días se acortan, considera el uso de iluminación suplementaria para mantener los ciclos de luz adecuados para tus plantas.
  • Preparación para Temperaturas Más Frías: Comienza a preparar tu invernadero para las temperaturas más frías, revisando y reparando sistemas de calefacción y aislamiento.

Invierno

  • Calefacción: Asegura un sistema de calefacción eficiente para mantener una temperatura constante en el invernadero.
  • Control de la Humedad: Usa deshumidificadores si es necesario para controlar el exceso de humedad.
  • Iluminación Adicional: Es probable que necesites una iluminación adicional durante los meses de invierno debido a la menor cantidad de luz solar.

Todo el Año

  • Monitoreo Constante: Utiliza termómetros, higrómetros y otros sensores para monitorear constantemente el ambiente del invernadero y realizar ajustes según sea necesario.
  • Mantenimiento Regular: Realiza inspecciones y mantenimiento regular de todos los sistemas (calefacción, enfriamiento, riego, iluminación) para asegurarte de que funcionen de manera eficiente durante todo el año.


chica con gorro verde monitorizando una planta de cannabis y tomando apuntes

 

Selección de Semillas y Plantas

La elección de las semillas o plantas de cannabis es un paso fundamental en el proceso de cultivo, especialmente en un invernadero. Cada variedad posee características únicas que pueden influir en el rendimiento, la calidad y la facilidad de cultivo.

Diferentes Variedades de Cannabis y sus Características

  • Indica: Conocida por su crecimiento corto y robusto, las plantas Indica son ideales para invernaderos con espacio limitado en altura. Producen efectos relajantes y son populares por sus propiedades terapéuticas.
  • Sativa: Estas plantas tienden a crecer más altas y delgadas, adecuadas para invernaderos con mayor espacio vertical. Las Sativas son conocidas por sus efectos estimulantes y energizantes.
  • Híbridas: Combinan características de Indica y Sativa. La diversidad de las cepas híbridas permite a los cultivadores elegir variedades que se adapten mejor a sus necesidades específicas y condiciones del invernadero.
  • Autoflorecientes: Estas variedades comienzan a florecer automáticamente después de un período fijo, sin depender del ciclo de luz. Son ideales para cultivadores novatos o para quienes buscan ciclos de cultivo más rápidos.



Cómo Elegir la Semilla o Planta Adecuada para tu Invernadero

  • Considera el Clima Local: Aunque el invernadero ofrece un ambiente controlado, tener en cuenta el clima exterior puede ayudar a elegir variedades que se adapten mejor a las condiciones generales de tu área.
  • Espacio Disponible: Si el espacio es limitado, opta por variedades Indica o híbridas con tendencia Indica. Para invernaderos más grandes, las Sativas pueden ser una buena opción.
  • Objetivo del Cultivo: Si buscas propiedades medicinales específicas, como alivio del dolor o reducción de la ansiedad, selecciona cepas conocidas por estos beneficios. Para uso recreativo, considera el tipo de efecto deseado (relajante o estimulante).
  • Experiencia de Cultivo: Si eres un cultivador principiante, las variedades autoflorecientes o las Indicas, que son generalmente más resistentes y requieren menos mantenimiento, pueden ser más adecuadas.
  • Tiempo de Cultivo y Rendimiento: Algunas variedades tienen ciclos de crecimiento más rápidos, lo cual es ideal si buscas obtener resultados en un período más corto. Otras, aunque requieren más tiempo, pueden ofrecer mayores rendimientos.



Proceso de Cultivo

El proceso de cultivo de marihuana en invernadero implica varias etapas críticas, cada una con sus propias necesidades y desafíos. Aquí detallamos estas fases y los aspectos esenciales para un cultivo exitoso.

 

Preparación del Suelo y Elección de Nutrientes

  • Suelo: Elige un suelo rico en materia orgánica, con buen drenaje y una textura que permita la adecuada oxigenación de las raíces. El pH del suelo debe estar entre 6.0 y 7.0 para un óptimo crecimiento.
  • Nutrientes: La marihuana requiere distintos nutrientes en las diferentes etapas de su ciclo de vida. Nitrógeno, fósforo y potasio son esenciales, junto con micronutrientes como calcio, magnesio y hierro. El equilibrio correcto es clave para el desarrollo saludable de la planta.



Fases del Cultivo

  • Germinación: La semilla de marihuana necesita humedad, calor y oscuridad para germinar. Este proceso puede tomar de 3 a 10 días.
  • Crecimiento Vegetativo: Durante esta fase, la planta requiere muchas horas de luz (aproximadamente 18 horas al día). Es el momento de un rápido crecimiento, donde la nutrición y el riego adecuados son cruciales.
  • Floración: Al reducir las horas de luz a 12 horas diarias, la planta entra en la fase de floración. Aquí, los nutrientes como el fósforo y el potasio son más importantes para el desarrollo de los cogollos.
  • Cosecha: La cosecha se realiza cuando los tricomas de los cogollos tienen una apariencia lechosa o ámbar, lo cual indica la máxima potencia.



Control de Plagas y Enfermedades de Marihuana

  • Prevención: Mantener un invernadero limpio y controlar el clima reduce el riesgo de plagas y enfermedades.
  • Métodos Orgánicos: Utiliza insectos beneficiosos como las mariquitas para controlar ácaros y otros insectos dañinos. Los fungicidas y pesticidas orgánicos pueden ser efectivos y seguros para el uso en un ambiente controlado como el invernadero.
  • Monitoreo Constante: Inspecciona regularmente las plantas en busca de signos de plagas o enfermedades. Una detección temprana es crucial para un manejo efectivo.

El proceso de cultivo de marihuana en invernadero requiere atención constante y cuidado en cada una de estas fases para asegurar un crecimiento saludable y una cosecha abundante. La implementación de prácticas orgánicas y sostenibles no solo es beneficiosa para las plantas, sino también para el medio ambiente.


manos de persona con guantes blancos examinando las hojas de una planta de cannabis

 

Consideraciones Ambientales

El cultivo de marihuana en invernadero, aunque ofrece ventajas significativas en términos de control y eficiencia, también puede tener un impacto ambiental que debe ser cuidadosamente gestionado. A continuación, se presentan consideraciones y consejos para un cultivo sostenible y responsable.

Impacto Ambiental del Cultivo de Marihuana en Invernadero

  • Uso de Energía: Los invernaderos requieren energía para la iluminación, la ventilación y el control de temperatura. Este uso de energía puede ser significativo, especialmente en climas extremos.
  • Consumo de Agua: El cultivo de marihuana puede ser intensivo en el uso de agua. La gestión eficiente del agua es crucial para reducir el impacto ambiental.
  • Emisiones de Carbono: La producción de energía necesaria para mantener el invernadero puede contribuir a las emisiones de carbono, especialmente si la fuente de energía no es renovable.

Consejos para un Cultivo Sostenible y Responsable

  • Eficiencia Energética: Utiliza sistemas de iluminación LED, que son más eficientes y tienen una menor huella de carbono. Implementa aislamiento adecuado y utiliza energía solar si es posible.
  • Gestión del Agua: Implementa sistemas de riego por goteo para minimizar el desperdicio de agua. Considera la recolección de agua de lluvia y la reutilización del agua de riego.
  • Control Biológico de Plagas: En lugar de pesticidas químicos, usa métodos orgánicos y biológicos para controlar plagas y enfermedades, reduciendo así la contaminación del suelo y del agua.
  • Uso de Materiales Sostenibles: Elige materiales reciclables o sostenibles para la construcción y mantenimiento del invernadero.
  • Reducción de Residuos: Implementa prácticas para reducir, reutilizar y reciclar residuos generados durante el cultivo.
  • Selección de Variedades: Elige variedades que se adapten bien al clima local para reducir la necesidad de control artificial del ambiente, lo que puede disminuir el consumo de energía y agua.
  • Compromiso con la Comunidad: Participa en iniciativas locales de sostenibilidad y contribuye a la educación sobre prácticas de cultivo responsables.
  • Nutrientes: Conoce cuál es el mejor fertilizante para cannabis en cada etapa de crecimiento para ofrecer los nutrientes necesarios en cada epoca del año según las necesidades de la planta, 


plantas de cannabis en un invernadero con mucha luz solar

 

Cosecha y Post-cosecha

La fase de cosecha y post-cosecha es crucial en el cultivo de marihuana, ya que de ella depende la calidad y potencia del producto final. Aquí se detallan técnicas efectivas y procesos para asegurar un resultado óptimo.

Técnicas de Cosecha

  • Identificación del Momento Adecuado: Observa los tricomas (pequeños cristales en los cogollos) con una lupa. Cuando la mayoría estén de un color lechoso o ámbar, es indicativo de que las plantas están listas para ser cosechadas.
  • Corte Cuidadoso: Utiliza tijeras afiladas y limpias para cortar los cogollos. Es preferible hacerlo durante las primeras horas del día, cuando los niveles de terpenos están más altos.
  • Manipulación Minuciosa: Maneja los cogollos con cuidado para evitar dañar los tricomas, que contienen los cannabinoides y terpenos esenciales.

Procesos de Secado, Curado y Almacenamiento

  • Secado: Cuelga los cogollos en un lugar oscuro, con buena circulación de aire y una humedad relativa de alrededor del 50-60%. El proceso de secado puede tomar de una a dos semanas.
  • Curado: Una vez secos, coloca los cogollos en recipientes herméticos, preferiblemente de vidrio. Durante las primeras semanas, abre los recipientes varias veces al día para permitir que los gases se escapen y para evitar el moho. El curado mejora el sabor, la suavidad y la potencia general de la marihuana.
  • Almacenamiento: Almacena los cogollos curados en un lugar fresco y oscuro. La exposición a la luz y al calor puede degradar los cannabinoides y terpenos.

 

Artículo anterior Como cultivar marihuana en climas húmedos