Ir a contenido
Flores Amarillas en tu cultivo y cómo solucionarlo

Flores Amarillas en tu cultivo y cómo solucionarlo

El primer paso es un diagnóstico acertado

¿Por qué las hojas amarillas están dañando tu cultivo de cannabis? La clorosis, en términos simples para los cultivadores comunes, implica una pérdida de clorofila. Para tratarlo de manera efectiva, es importante comprender el problema antes de tomar medidas drásticas. No te apresures en sacar conclusiones ni entres en pánico. Las hojas de tus plantas de cannabis son como paneles solares biológicos, son esenciales para la fotosíntesis. No se recomienda quitar todas las hojas amarillas, especialmente en plantas jóvenes. Identificar correctamente la causa del problema y actuar rápidamente para solucionarlo pueden ayudar a que tu marihuana se recupere.

Posibles causas:


1) Falta o exceso de riego
Uno de los errores más frecuentes en el cultivo de cannabis es no proporcionar la cantidad adecuada de agua en el momento adecuado. Las plantas de cannabis necesitan un ciclo de riego efectivo para prosperar. ¿Cómo puedes saber si tu marihuana necesita agua? Puedes levantar las macetas cuando estén secas y luego comparar el peso con el de las macetas recién regadas para notar la diferencia.

TRATAMIENTO: Observa cuidadosamente el comportamiento de la planta después de regar. Utiliza una de las técnicas mencionadas para determinar cuándo regar y evitar posibles recaídas. Un exceso de agua puede causar pudrición de las raíces, mientras que una falta de agua limitará el crecimiento. Si lo consideras necesario, lleva un registro en un diario de cultivo e intenta establecer una rutina adecuada a medida que avanza el cultivo.

2) PH Los cultivadores que utilizan sustrato se benefician al cultivar en un medio que actúa como amortiguador para las raíces. Sin embargo, los sistemas hidropónicos y de coco no son tan indulgentes con los desequilibrios de pH. Incluso los cultivadores de sustrato deben acercarse al pH ideal, que se encuentra entre 6 y 7, para evitar que sus plantas sufran. En general, se considera que un pH entre 5,5 y 6,5 es el rango recomendado para los sistemas hidropónicos y de coco. Si las hojas se vuelven amarillas, puede ser una señal de advertencia de que no has logrado un buen equilibrio de fertilización y que el pH se ha desviado.



TRATAMIENTO: Invierte en un medidor de pH o en abonos específicos para cannabis que permitan ajustar automáticamente el pH dentro de un rango ideal. También es importante lavar las raíces de las plantas con agua limpia y reiniciar la fertilización utilizando una solución ligera adaptada a tu medio de cultivo. Además, asegúrate de que los fertilizantes básicos que utilices contengan todos los microelementos esenciales. En caso de que no lo hagan, será necesario añadir suplementos adicionales a tu presupuesto.

3) Deficiencias y quemaduras por luz
En el caso de las plantas de cannabis de interior que crecen bajo luz artificial, es crucial asegurarse de que estén colocadas correctamente y de que las lámparas estén a la distancia adecuada de las copas para obtener resultados satisfactorios. Si los focos y los reflectores están demasiado cerca de las partes superiores de la planta, como las colas apicales, los cogollos y las hojas pueden volverse amarillos y marrones debido a la intensidad excesiva de la luz. Este problema afecta principalmente a las partes superiores de la planta y se propaga hacia abajo.



TRATAMIENTO: Asegúrate de colgar tus luces de cultivo de acuerdo con las instrucciones proporcionadas por el fabricante. A medida que la planta se desarrolla, ajusta la altura de las luces y utiliza una cinta métrica para lograrlo de manera precisa. Actualmente, existen diversas tecnologías de luces de cultivo en el mercado, cada una con sus propias características específicas, por lo que es recomendable seguir las indicaciones del fabricante para colocar las luces en el punto óptimo.


4) Septoriosis
La septoriosis suele aparecer durante las primeras etapas de la fase de floración. Si no se trata, este patógeno puede destruir muchas hojas.


TRATAMIENTO: En primer lugar, es necesario eliminar las hojas infectadas. Desinfecta tus tijeras de podar y corta cuidadosamente cualquier hoja que muestre signos de septoriosis. Eliminar las hojas de abanico infectadas ayudará a prevenir la propagación de la enfermedad. Como siguiente paso en el tratamiento, realiza una pulverización foliar con aceite de neem para eliminar cualquier rastro no visible del patógeno. Además, es importante limpiar la base de tus plantas. Elimina las hojas muertas que puedan estar transportando esporas y añade una nueva capa de acolchado para evitar que las esporas penetren en el suelo.


5) Olas de calor

Las olas de calor pueden causar el amarillamiento y la sequedad de las hojas de la marihuana, tanto en cultivos de interior como de exterior. Cuando las temperaturas superan los 28ºC, las plantas no pueden realizar la fotosíntesis de manera eficiente, lo que resulta en cogollos menos densos en su estructura.




TRATAMIENTO: Los cultivadores de interior deberán utilizar el aire acondicionado para mantener las temperaturas bajo control, y es importante asegurarse de que los ventiladores de entrada y salida sean adecuados para el tamaño de la sala de cultivo. Se recomienda consultar las especificaciones y el rendimiento de los ventiladores en el sitio web del fabricante. En el caso de los cultivadores de exterior, lo mejor que pueden hacer es construir una estructura que proporcione sombra y esperar que la ola de calor pase pronto.


Si quieres saber un poco más sobre cultivo síguenos en nuestro Instagram @growindustry.es

Artículo anterior Fertilizantes de Marihuana para Novatos