Ir a contenido
5 consejos para cultivadores principiantes - GROW 1NDUSTRY

5 consejos para cultivadores principiantes

Los comienzos nunca son fáciles, eso ya lo sabemos. Y por mucho que hayamos leído, visto o preguntado, lo más normal es que cometamos algunos errores típicos. C’est la vie! 

Para evitarlos, en Grow Industry te traemos 5 consejos para cultivadores novatos (de exterior) esenciales a la hora de cultivar.

Hay muchos artículos, libros, blogs, e incluso tu madre o tu tía que planta tomates tiene un montón de referentes...  Por eso se dice que cada maestrillo tiene su librillo. Pues tú mismo acabarás aprendiendo tus propios trucos según el espacio del que dispongas y lo que quieras cultivar.

Pero como molamos mucho, hoy queremos darte 5 consejos para cultivadores novatos que a todos nos hubiera encantado que nos dieran cuando nos dio por este apasionante mundillo. ¿Nos acompañas?

5 consejos para cultivadores novatos

La naturaleza es sabia, así que una de las mejores cosas que podemos hacer es interferir lo menos posible. Las plantas saben cómo tienen que crecer, nosotros tenemos que limitarnos, en la medida de lo posible, a facilitarles el proceso y proporcionarles unas condiciones óptimas de crecimiento.

Pero existen algunas maneras de potenciar su rendimiento, protegerlas de las condiciones meteorológicas o evitar posibles plagas que las debilitan o, incluso, las destruyen.

Lo mejor que puedes hacer para empezar, es observar. Y luego, observar un poco más. Para conocer los acertijos de la agricultura, es esencial tener mucha paciencia y acostumbrarse a analizar el entorno sin hacer demasiado.

1. Riega frecuentemente, pero poca cantidad

Regar es esencial, pero no hacerlo es casi tan perjudicial como hacerlo mal. Este es de los primeros consejos para cultivadores novatos que debes conocer. Así que es importante saber cómo echarle agua a nuestras plantas para proporcionales lo que necesitan, sin llegar a dañarlas.

¿Cómo lo hacemos? Debes regar con frecuencia, pero sin llegar a ahogar las plantas, ya que un exceso de agua hace que bajen los niveles de oxígeno de las raíces, lo que impide que crezcan de manera óptima. Pero tampoco debes dejar que la tierra llegue a secarse.

Así que toca armarse de paciencia y mirar mucho tus plantas, hasta que puedas establecer un patrón de "tiempo X" para regarlas (a diario, cada dos días... Depende de muchos factores, como el clima de tu zona, la época del año, el tipo de cultivo, el espacio del que disponga cada planta...).

Recoge el agua que vayas a utilizar para regar en un envase sin tapa (un cubo o similar) y déjalo destapado durante unas veinticuatro horas para que se evapore el cloro. El cloro no es precisamente bueno para las plantas y regar con agua del grifo puede perjudicarlas de manera considerable.

Artículo anterior Como cultivar marihuana en climas húmedos